Los Congelados al Trastero

Existe una gran diversidad de opiniones sobre el correcto uso de estos elementos de carácter privativo. Pero, ¿nos paramos a pensar si el uso que le damos puede perjudicar al resto de la Comunidad?

Es cierto que un propietario puede tener en su trastero lo que considere, pero siempre dentro de unas normas. Recordemos que un trastero es “el lugar dónde se guardan los trastos que no se usan”, aunque hay propietarios que lo utilizan para otras finalidades.

Uno de los usos irregulares más extendidos es la instalación de frigoríficos o congeladores que se suele dar por falta de espacio en la vivienda. Aunque también nos encontramos con personas que aprovechan que el consumo eléctrico lo paga la Comunidad.

Este tipo de uso conlleva un alto riesgo de incendio o daños a la instalación eléctrica, ya que los trasteros se utilizan esporádicamente y puede pasar desapercibido el inicio de algún siniestro. Además hay que tener en cuenta la posible falta de cobertura del seguro comunitario en estos casos.

Por tanto, aunque el citado uso irregular incumple a buen seguro la normativa de cualquier Ayuntamiento, y el artículo 7.1 de la Ley de Propiedad Horizontal, las posibles soluciones prácticas pasan por la inclusión de una norma expresa en el Reglamento de Régimen Interior de la Comunidad, u optar por soluciones técnicas que impidan el suministro eléctrico continuado a dichos aparatos.

Antes de tomar una decisión recomendamos informarse y recibir asesoramiento acerca de la mejor forma de plantear cuestiones relacionadas con el uso de los trasteros, despejando así las posibles dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *